Si vas a visitar la capital alemana, seguro que sabes que uno de sus iconos más conocidos es el Muro de Berlín, o Berliner Mauer. Esta construcción definió la frontera entre Berlín Este y Berlín Oeste durante casi 35 años, por lo que supone un importante hito histórico del que todavía hoy sobreviven algunos restos.

En este artículo podrás leer todo lo que necesitas saber sobre la historia del Muro de Berlín. Si quieres conocerlo in situ, te recomendamos este Free Tour en el que podrás visitar lo que queda del muro y recorrerás el Berlín de la Guerra Fría.

O, si lo prefieres, puedes visitar la ciudad en un Tour Privado con guía en español, para visitar los sitios que quieras con tu pareja, familia o amigos.

Contexto previo al muro de Berlín

Tras la Segunda Guerra Mundial, con la derrota de Alemania por parte de los Aliados y de la Unión Soviética, Alemania quedó dividida en cuatro sectores de ocupación. Tres de ellos quedaron bajo la influencia de Francia, Inglaterra y Estados Unidos, y es lo que más tarde se conformó como la República Federal de Alemania (RFA), o Alemania Occidental.

La cuarta zona de influencia quedó bajo dominio soviético. Este territorio se convertiría en la República Democrática Alemana (RDA), o Berlín Oriental. De este modo, Alemania quedó dividida en dos estados diferenciados, con dos gobiernos diferentes y dos modelos económicos y políticos diferentes y enfrentados entre ellos durante el contexto de la Guerra Fría.

La ciudad de Berlín se encontraba situada en la República Democrática Alemana, o Alemania Oriental. Pero al ser la capital de la derrotada Alemania, también Berlín quedó dividida en cuatro sectores, al igual que el resto del país. Los que pertenecían a Francia, Inglaterra y Estados Unidos dieron lugar al Berlín Occidental, y el que estaba bajo control de la Unión Soviética conformó el Berlín Oriental.

muro-de-berlin

Particularidades del Berlín dividido

Berlín estuvo dividida durante casi 30 años. Esta división de la ciudad tuvo como consecuencia varias particularidades geográficas que hicieron de la ciudad un enclave complicado y muy batido durante este periodo histórico. De hecho, el Berlín de la Guerra Fría es uno de los puntos más calientes del conflicto entre superpotencias.

La primera de ellas es que la parte occidental de Berlín quedó aislada de la Alemania Occidental, ya que se trataba de una ubicación separada del resto de la RFA. En la República Democrática Alemana RDA, Berlín era un enclave occidental aislado del resto. Esto complicó bastante su abastecimiento durante algunas épocas de la Guerra Fría, especialmente durante el llamado Bloqueo de Berlín entre junio de 1948 y mayo de 1949.

La segunda particularidad es que mientras Alemania estuvo dividida en dos estados, existió una frontera dentro de la propia ciudad de Berlín. Sería precisamente esta característica la que dio pie a la construcción del Muro de Berlín en el año 1961, ya que de esta forma se pretendía crear una frontera dura.

Construcción del Muro de Berlín

El principal motivo por el que se propició la construcción del Muro de Berlín fue la enorme migración que se produjo dentro de la propia ciudad de un lado de Alemania al otro. Dadas las condiciones de vida complicadas que resultaron como consecuencia del modelo económico soviético y del control al que estaba sometida la población, se calcula que entre 1949 y 1961 hubo unos tres millones de personas abandonaron la RDA en dirección al oeste.

A pesar de que la frontera de Berlín estaba abierta, se encontraba fuertemente vigilada con vallas y guardias. Pero dada la enorme cantidad de migrantes, se comprobó que no era suficiente para evitar un éxodo masivo de población. Por tanto, la RDA decidió el cierre de la frontera mediante un bloqueo que interrumpiese el tráfico entre ambas partes de la ciudad para frenar el trasvase de población de la zona oriental a la occidental que huía de la maltrecha economía soviética.

El Muro de Berlín fue levantado en la noche del 12 al 13 de agosto del año 1961. Los accesos a Berlín Oeste fueron sellados, y se produjo un fuerte control en aquellos puntos en los que era posible atravesar el muro.

Poco antes de su construcción, en junio de 1961, el jefe de Estado de la República Democrática Alemana (RDA), Walter Ulbricht, respondió a la pregunta de una reportera diciendo que “nadie tiene intención de construir un muro”. Dado que se construyó el Muro de Berlín en apenas una noche, es muy probable que esa fuese ya la intención exacta de los dirigentes de la Alemania oriental.

Desde la Alemania Oriental se dijo que se trataba de un muro que pretendía proteger a la población de elementos fascistas, aunque también se reconocía que pretendía evitar la emigración masiva. Utilizando palabras del alcalde Willy Brandt, regidor de la ciudad en aquel momento, Berlín Occidental era «una espina en el costado de la RDA», por lo que se hizo necesario tomar medidas para frenar la influencia de Occidente.

El muro fue denominado “Muro de protección antifascista” por la RDA, mientras que en el lado occidental era conocido simplemente como “Muro de la Vergüenza”.

Como reacción a la construcción del muro, el día 16 de agosto se convocó una manifestación frente al ayuntamiento de Berlín Oeste. Se produjo una militarización de ambos lados del muro, llegando a producirse una confrontación de carros de combate en el Checkpoint Charlie en octubre de ese mismo año.

Berlín durante la existencia del muro

El resultado fue que el Muro de Berlín dividió la ciudad en dos partes, separando el Berlín Oriental del Berlín Occidental. En inicio se trató de una línea de hormigón de unos 45 kms que partía la ciudad en dos zonas. Pero la separación entre Berlín oriental de Berlín Occidental tenía una longitud de más de 155 kms cuando estuvo terminada, ya que acabó por rodear toda la sección occidental. El muro estaba formado por 45.000 secciones de metro y medio de ancho y entre 3,5 y 4 metros de altura cada una.

Durante los años en los que estuvo levantado el muro se fueron realizando obras de refuerzo y ampliación de las instalaciones asociadas para ir fortaleciendo el control fronterizo. En total, se colocaron alambradas de púas, trincheras para evitar el paso de vehículos, 30 búnkeres, más de 300 torres de vigilancia y otros medios de control para evitar que ninguna persona no autorizada cruzara la frontera.

Este refuerzo se produjo porque desde junio de 1962 quedó prohibido el flujo de personas entre ambos lados del muro. Se cortaron todos los medios de transporte que comunicaban ambas partes, incluyendo el U-Bahn de Berlín occidental, y se establecieron una serie de pasos fronterizos fuertemente vigilados. El más célebre de estos pasos fue el Checkpoint Charlie, ubicado en Friedrichstraße, así denominado por la letra que le correspondía del alfabeto militar.

Se calcula que más de 100.000 personas trataron de cruzar el muro entre los años 1961 y 1989. De ellas, se estima que alrededor de 3000 personas fueron detenidas mientras trataban de cruzar, más de 600 fueron abatidas a tiros y unas 190 murieron.

La huida del soldado Conrad Schumann

Sólo dos días después del levantamiento del muro se produjo la huida a Berlín occidental más famosa, la del soldado Conrad Schumann, que quedó inmortalizada en una de las fotos más célebres del Muro de Berlín. Se trataba de un joven guardia de 19 años encargado de vigilar la alambrada que marcaba la frontera.

Antes de saltar, tanteó varias veces la alambrada para comprobar su resistencia y, en un momento dado, corrió hacia ella y saltó para atravesarla mientras se deshacía de su fusil, para no entrar armado en la parte occidental. De inmediato fue detenido por la policía. Pero la imagen de su huida de Berlín Este se convirtió en un icono de la libertad en Alemania y en el mundo.  

cae-el-muro-de-berlin

El asesinato de Peter Fechter

Pero no todos los intentos de fuga fueron tan afortunados. El caso de Peter Fechter fue el más conocido de los intentos de fuga fallidos de los que se dieron en el Muro de Berlín. Este joven obrero de la RDA trató de atravesar el muro camino del Oeste cuando le denegaron un permiso para visitar a su hermana.

Ideó, junto a un amigo, esconderse en un taller de carpintería próximo al muro, vigilar a los soldados y, en el momento preciso, saltar al llamado Corredor de la Muerte para correr hasta el Checkpoint Charlie y acceder así a la RFA.

Así lo hicieron, y mientras que su amigo consiguió llegar al otro lado, Peter fue visto por los guardias de la RDA al escalar el muro. Al darle el alto, Peter siguió corriendo, por lo que fue abatido, cayendo de nuevo al lado Este. Quedó tendido a los pies del muro desangrándose durante más de una hora a la vista de los habitantes de Berlín Oeste. Sin embargo, pese a sus gritos pidiendo ayuda, ninguna persona de los dos lados del muro se atrevió a auxiliarlo. Su cadáver fue recogido una hora más tarde por los guardias del lado oriental del muro.

Esta muerte trajo protestas y quejas diplomáticas tanto a la Unión Soviética como a los americanos, ya que la situación de miedo a ambos lados del muro fue lo que impidió que nadie se acercase a ayudar al joven, ni soldados ni civiles.

Checkpoint Charlie

El Muro de Berlín dividió la ciudad durante caso 30 años. Pero no quedaron dos departamentos estancos, sino que existían ciertos puntos por los que se podía pasar de un lado al otro de la ciudad. El Checkpoint Charlie es el más célebre de estos puntos.

Este puesto fronterizo fue elegido punto de paso de las fuerzas armadas occidentales, y también es por el que la población civil podía atravesar el muro tanto para realizar visitas al Berlín oriental como para ver a sus familiares.

Entre los principales hitos históricos que ocurrieron en sus inmediaciones, destacan dos que se consideran de especial importancia. El primero de ellos es la confrontación de los tanques del 27 de octubre de 1961, momento en el que varias unidades de carros de combate soviéticos y estadounidenses se situaron frente a frente listas para atacar. El segundo es el asesinato de Peter Fechter, ocurrido en este punto.

Actualmente puede visitarse una réplica del original, el museo del Checkpoint Charlie (Mauermuseum) y la exposición al aire libre Checkpoint Gallery. Si quieres saber más sobre este puesto fronterizo, visita nuestra entrada sobre el Checkpoint Charlie.  

Cae el Muro de Berlín

En la tarde del 9 de noviembre de 1989, las noticias de las ocho de la tarde informan a los ciudadanos de Berlín que se podía pasar de la parte oriental a la occidental sin restricciones. Ese mismo día miles de personas se dirigen al muro y empiezan a atravesar los pasos fronterizos sin oposición, el Muro de Berlín cayó. La noche del 9 de noviembre miles de berlineses occidentales recibieron a los orientales con los brazos abiertos. Poco después de esta fecha, se abre también la frontera entre las dos Alemanias.

Este hito histórico provoca la caída del Telón de Acero y termina con la Guerra Fría, tal y como quedó de manifiesto en la Cumbre de Malta, celebrada los días 2 y 3 de diciembre. Al año siguiente, el 3 de octubre de 1990, se produciría la reunificación de las dos Alemanias.

El proceso con el que finaliza la Guerra Fría y que culmina cuando cae el Muro de Berlín conlleva una serie de hitos que acabaron por conducir a la destrucción de la frontera más dura de este periodo.

Se inicia con la apertura de fronteras entre Austria y Hungría en agosto de 1989. Más tarde, en octubre, renuncia de secretario general del Partido Socialista Unificado de Alemania, Erich Honecker, y su sucesor ordena la apertura de la frontera con Checoslovaquia el 1 de noviembre. Al mismo tiempo, se habían producido varias manifestaciones pacíficas en la ciudad de Leipzig pidiendo libertad, al grito de “Wir sind das Volk!”.

Ante estos movimientos aperturistas, el pueblo de Berlín oriental se manifestó masivamente en Alexanderplatz el día 4 de noviembre pidiendo la abolición de las leyes que limitaban los desplazamientos al extranjero. En noviembre de 1989 el gobierno de la República Federal Alemana estaba ya muy debilitado, por lo que cedió a los requerimientos del pueblo. El día 9 de noviembre, esas leyes fueron abolidas en toda la RDA.

Como consecuencia de esta abolición, que entró en vigor “de inmediato”, miles de berlineses orientales empezaron a cruzar los pasos fronterizos sin oposición por parte de los guardias. Y esa misma noche surgieron las primeras grietas en el muro, cuando los propios ciudadanos de Berlín empezaron a derruirlo con lo que tenían a mano. A partir de este momento, las fronteras entre la Unión Soviética y la Europa Occidental quedaron abiertas. Con la caída del Muro de Berlín, el final de la división de Europa en dos bloque se precipita.

Este cambio fue posible en gran parte gracias a la política aperturista de Mijaíl Gorbachov, elegido secretario general de Partido Comunista en la Unión Soviética en marzo de 1985. Este líder buscó dar más libertades a la población soviética, permitiendo la expresión política y eliminando las prácticas represoras del estalinismo.

A raíz de estas políticas, la Guerra Fría tocó a su fin y se produjo el desmoronamiento de la Unión Soviética, dando lugar a un largo periodo de paz en Europa.

Si quieres saber más, puedes consultar nuestra entrada sobre la caída del Muro de Berlín, donde podrás leer en detalle cómo se desarrolló todo este proceso.

construccion-del-muro-de-berlin

Restos del Muro de Berlín

Tras la caída del Muro de Berlín, comenzó su desmantelamiento físico, ya que se quería acabar con todo lo que representaba. En la actualidad quedan algunos restos del Muro de Berlín. Se trata de espacios dedicados a la memoria para evitar que se olvide el pasado. El más extenso es la línea doble de adoquines marcando el recorrido del muro en el suelo a lo largo de toda su antigua extensión. Puedes encontrar este adoquinado en muchos de tus paseos por la cuidad. Pero no es el único resto que queda.

East Side Gallery

Se trata de la mayor galería al aire libre del mundo. Mide 1,3 kms, se encuentra a orillas del río Spree y supone el trozo de muro más grande que aún queda en pie. Cuando cae el Muro de Berlín, más de 100 artistas de todo el mundo firman obras a lo largo del muro para homenajear a la libertad y a los cambios políticos que permitieron su caída.

muro-de-berlin

Memorial del Muro de Berlín

En Bernauer Straße se encuentra un trozo del Muro de Berlín con una torreta de vigilancia. Aquí se informa sobre su proceso de construcción y ampliación, y conmemora la división de Alemania y a las víctimas del comunismo.

Mauerpark

Mientras el Muro de Berlín estuvo en pie, en este lugar en el que hoy se puede hacer deporte, barbacoas o cantar karaoke se ubicó la franja de la muerte.

En la actualidad es un parque muy concurrido por los ciudadanos de Berlín en el que descansar y realizar todo tipo de actividades de ocio.

Topografía del Terror

Muy cerca de Postdamer Platz se encuentran estas instalaciones en el lugar que en el pasado fue el cuartel general de la Gestapo, del que se conservan algunos muros. Su exposición permanente te explica muy bien cómo funcionó la persecución política de los nazis.

En el exterior del recinto puedes encontrar un tramo del Muro de Berlín en muy buenas condiciones de conservación.

X