¿Necesitas traductores de alemán?

Los traductores de alemán son necesarios para poder traducir con garantías cualquier textoque deba ser utilizado en Alemania. Desde documentación oficial, para lo cuál necesitarás los servicios de un traductor jurado, hasta textos destinados a aparecer en páginas web, catálogos comerciales, textos académicos, cartas de motivación…

Es posible que si estás planteándote una migración a Alemania y necesitas traducir documentación, quizá no sepas qué tipo de traductor te hace falta. Para hacerte una idea, debes saber que es necesaria una traducción jurada para todos los documentos oficiales y que deban tener una garantía o certificación de la traducción.

Si, en cambio, lo que buscas no es una traducción que necesite un certificado de autenticidad sino simplemente la correcta traducción de un texto funcional, lo que te hace falta es contactar con traductores de alemán profesionales, que pueden ser oficiales, o no.

A continuación, puedes consultar qué es una traducción jurada de alemán, en qué casos la necesitarás y qué la diferencia de una traducción no jurada.

Que es una traducción jurada de alemán

Saber qué documentos necesitan una traducción jurada de alemán es una de las primeras cosas de las que te que preocupar cuando empieces a pensar en migrar a Alemania. Ya que se trata de un país con un idioma diferente, buscar los servicios de un traductor jurado de alemán para poder traducir tus títulos y algunos de tus documentos va a ser un paso por el que tendrás que pasar casi de forma obligada.

Los traductores de alemán jurados serán los profesionales responsables de hacer que tus actas del registro civil o tus certificados de penales sean válidos en Alemania, por poner un par de ejemplos. Sin estas traducciones juradas de alemán, tu documentación simplemente no será válida.

Diferencias entre traducción jurada de alemán y traducción simple

Una traducción jurada de alemán y una traducción simple no son lo mismo. Aunque ambos tipos de traducción deben tener los mismos estándares de calidad, existen algunas diferencias. Básicamente, hacer una u otra depende de la finalidad del documento, ya que el primero requiere más formalidades que el segundo.traductores-de-aleman

No debes suponer que el hecho de que la traducción será o no jurada compromete la calidad del trabajo: en ningún caso se trata de trabajos mejor o peor hechos. Tanto la traducción simple como la jurada deben ser exactas en el contenido. Las diferencias son otras.

Una traducción jurada es mucho más descriptiva que una traducción simple. Mientras que la primera se trata de una traducción del texto, la segunda debe especificar todos los detalles del documento: correcciones, garabatos, tachones, firmas…

La traducción jurada, dado que se trata de un documento con validez ante instituciones oficiales, debe incluir la certificación al final del documento. Se trata de un pequeño texto en el que el traductor firma y sella la exactitud de la traducción. Normalmente incluye también la fecha en la que se ha realizado la traducción.

La traducción jurada debe estar siempre unida de modo inseparable a una copia del documento original mediante una grapa o similar.

La traducción simple está destinada a fines no oficiales, y esto hace que, aunque sea un documento serio, pueda prescindir de ciertos elementos. De manera habitual se utiliza para fines comerciales, páginas web, obras literarias… se trata, en definitiva, de traducciones más funcionales que oficiales, destinadas a que un texto pueda ser comprendido en otro idioma, pero sin necesidad de ser una traducción certificada. Por tanto, la traducción simple no va acompañada de firma o sello.

No obstante, en ambos casos se requiere una alta fidelidad al texto original. El hecho de que una traducción no sea jurada no implica que sea menor exacta o de menor calidad. Los traductores de alemán profesionales dedicarán el mismo cuidado a una y a otra. Simplemente, la traducción jurada requiere de unas formalidades que no son necesarias en el caso de la traducción simple.

Traductores de alemán jurados y profesionales

A los traductores de alemán jurados se les llama también traductores públicos u oficiales, y son nombrados en el país que corresponda. En Alemania, es el tribunal regional quien nombra a un traductor jurado de alemán. Pero no es así en todos los países. Por ejemplo, en el caso de España, a los traductores oficiales de español los nombran otras instituciones, como el Ministerio de Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación.

Para poder ser nombrado traductor jurado español alemán, se debe superar un examen oficial y se debe estar inscrito en el listado de traductores oficiales en los tribunales alemanes, que es de acceso público.

Los traductores de alemán profesionales, por el contrario, no tienen por qué estar registrados en un directorio oficial. Tampoco tienen necesidad de haber pasado por un examen oficial, ya que el valor de sus traducciones es privado, y por ello importante, pero sin llegar a ser oficial.

Si bien las traducciones juradas de alemán y las traducciones simples son equivalentes en términos de calidad, los profesionales que las realizan no tienen por qué tener las mismas aptitudes profesionales. Los traductores de alemán jurados pueden hacer una traducción simple sin ningún problema. Pero un traductor profesional que no sea oficial no podrá hacer una traducción jurada.

Ambos profesionales deben tener un conocimiento específico del lenguaje propio del ámbito del texto, además de un conocimiento general de ambos idiomas. Por tanto, tanto si necesitas una traducción jurada como si te hace falta una traducción simple, deberás buscar un traductor especializado en la materia: jurídico, económico, médico… dependerá de lo que quieras traducir.

¿Cuándo se necesita una traducción jurada de alemán?

Una traducción jurada de alemán tiene validez oficial. Por tanto, será necesario hacer este tipo de traducción siempre que se vaya a presentar el documento traducido en alguna institución oficial, como un Registro Civil, una universidad, una empresa, una autoridad, un juzgado… No obstante, es importante asegurarse de si la traducción jurada es necesaria, o no.

Lo más seguro es buscar un traductor jurado en el país en el que tiene que presentarse la traducción. Por tanto, si necesitas una traducción jurada de  alemán, es mejor buscar al traductor jurado español alemán entre aquellos que han sido nombrados por los tribunales alemanes. De igual modo, si necesitamos una traducción al español de un documento en otro idioma, lo mejor es buscarlo entre los traductores autorizados por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación español.

Para ahorrar tiempo y dinero, se recomienda enviar una copia del documento en el primer correo que envíes al traductor jurado de alemán que hayas elegido. Ese documento debe ir ya acompañado de la apostilla y de los sellos correspondientes, ya que todas esas certificaciones también deben ser traducidas. Por tanto, si tu documento debe ser apostillado, no olvides hacerlo antes de enviárselo al traductor oficial.

Normalmente un traductor jurado te enviará un presupuesto en menos de 24 horas, incluyendo el precio de las certificaciones que acabamos de mencionar. También te dirá el tiempo que necesitará para realizar la traducción oficial.

¿Cuánto cuestan los servicios de los traductores de alemán?

En este punto, debes saber que el precio último de una traducción sólo te lo puede decir el profesional que la vaya a realizar. Los elementos que  condicionan el precio de una traducción jurada son muchos: SI es una traducción jurada o no, el número de palabras, la complejidad del texto o el plazo que tenga el traductor para poder hacer el trabajo son factores clave a la hora de establecer el monto.

Por ello, lo más conveniente es que pidas el presupuesto de la traducción concreta que necesites al profesional que hayas elegido para que la haga, ya que sólo va a poder decirte el precio una vez haya visto el documento original.

¿Qué documentos traducen los traductores de alemán oficiales?

El tipo de documentos de los que se encargan los traductores de alemán jurados son aquellos que deben ser presentados ante instituciones oficiales. Algunos ejemplos de este tipo de documentos son los siguientes:

  • Certificados médicos
  • Certificados de penales
  • Actas de nacimiento, matrimonio o defunción
  • Poderes notariales otorgados en el extranjero
  • Títulos académicos
X