¿Qué opciones tengo para aprender alemán?

Ya sabes que una de las cosas más importantes que debes hacer para vivir en Alemania es aprender alemán. Para ello, el abanico de posibilidades es muy grande, ya que no sólo existen las clásicas opciones presenciales, sino que a raíz de la pandemia ha habido una explosión de oferta online, lo cuál amplía muchísimos las opciones y facilita enormemente la elección.

Ya hemos hablado aneriormente de los cursos de integración (Integrationskurs) y de los cursos de alemán (Deutschkurs) subvencionados por el Estado en las Volkshochschulen. Ahora vamos a ver qué otras opciones tienes para aprender.

Aprender alemán desde cero

Antes de meternos en las diferentes opciones que existen, lo primero que tienes que saber es que si quieres aprender alemán desde cero, lo mejor es que tengas una enseñanza organizada por un profesional, ya que aprender de forma autodidacta siempre resulta más lento y difícil.

aprender-alemanHoy día existen muchas opciones para estudiar idiomas, pero si no sabes nada, siempre es recomendable que una persona experimentada de vaya indicando cuál es el mejor camino, ya que esto hará que tu avance sea mucho más rápido y mucho más eficaz. Por otro lado, te puede mostrar muchas herramientas para que refuerces tu aprendizaje.

Además, una persona que conozca las particularidades tanto del idioma como de la cultura alemanas puede ayudarte a evitar que caigas en errores de bulto. La población alemana en general es comprensiva con quienes están aprendiendo el idioma, y gustan de escuchar a extranjeros esforzándose por aprender sus costumbres y lengua. Pero la traducción literal al alemán puede dar lugar a algunas situaciones que   pueden resultar embarazosas, aunque con el tiempo acaben por convertirse en anécdotas divertidas.

Un ejemplo de esto es que, en alemán, si quieres decir que tienes calor, debes decir que «es calor»: es ist warm. Si lo traduces literalmente desde el español y dices «ich bin warm«, lo que indicas no es  «tengo calor», sino «estoy caliente», con todas las divertidas o comprometedoras implicaciones que puede tener, dependiendo de la situación en la que te encuentres. Ya te adelanto que no es la frase más afortunada para decir el día que conoces a tu suegra alemana, aunque después dé para unas risas.

Entonces, ¿es difícil aprender alemán?

El alemán no es el idioma más sencillo para un hablante de lengua romance, como es el español. En este sentido, idiomas de nuestra rama idiomatica, como el italiano, el francés o el portugués son mucho más sencillos. De hecho, estos idiomas podemos entenderlos sin necesidad siquiera de hablarlos, tanto de forma escrita como de forma oral. El alemán no es una lengua de estas características.

Por tanto, podemos decir, de forma relativa, que es difícil aprender alemán. No obstante, en términos absolutos, se puede afirmar que el alemán NO es un idioma difícil de aprender. De hecho, en un plazo corto, de un año o año y medio, cualquier hispanohablante mínimamente interesado en hacer un esfuerzo por aprender, puede hablarlo con destreza. La dificultad vienen en relación con aprender portugués, francés o italiano, que por proximidad al español son idiomas fáciles para nosotros.

Consejos: para hablar alemán aprender a tener paciencia y constancia.

Igual que cualquier otra habilidad, para hablar alemán aprender a poner en práctica estas dos grandes virtudes es lo más importante. Como ya sabes, no se trata de un dicioma difícil, pero sí que requiere trabajo. No vas a hablarlo por arte de magia, sin dedicarle estudio. Y tampoco vas a hablarlo en dos semanas. Cualquier truquito para aprender alemán de manera inmediata simplemente no va a funcionar.

Pero no te preocupes. Date tiempo. Dedícale trabajo y esfuerzo. ¿Puedes aprender algunos TIPs en un par de semanas? Por supuesto. Es más, con el estudio constante verás como vas mejorando día a día, aunque haya veces en las que sientas que te estancas. Pero no es verdad. Tu cabeza necesita su tiempo para asimilar los conocimientos que van entrando. Sencillamente sigue regando tu cerebro con alemán, y antes de que te des cuenta, florecerá como los campos en primavera.

Por tanto, el mejor consejo que puedes poner en práctica es entrenar estas dos virtudes: paciencia y constancia. Antes de lo que crees te encontrarás hablando alemán.

¿Y cómo aprender alemán?

Ahora sí, pasamos a ver cómo aprender alemán. Las opciones básicas son 3, aunque existen ciertos complementos de los que hablaremos al final que pueden ayudarte a crear una base mucho más sólida. Una vez tengas esta base, verás que todo lo que aprendes se asienta con mucha más facilidad, ya que una vez que entras en la lógica del alemán, todo va ocupando su lugar mucho más rápidamente. Así que no tengas miedo de sumergirte en el idioma.

Academia de alemán

Entre esas opciones, la primera es buscar una academia de alemán. La oferta en Alemania es enorme. Estas academias ofrecen una serie de ventajas que los cursos públicos no ofrecen, como es una variedad mucho mayor de horarios, ubicaciones o métodos, si bien es verdad que también suelen ser una opción un poco más cara.

No sólo eso. Seguro que sabes que la mejor manera de apender es en un aula, compartiendo espacio con los compañeros. Pero existen otras posibilidades que también permiten aprender de forma rápida y eficaz. A raíz de la pandemia de COVID, las clases online se han convertido en una opción muy habitual, y casi todas las academias disponen de esta modalidad.

Esta posibilidad te permite incluso estudiar alemán en una academia alemana desde otro país. Esto facilita mucho que puedas hacer un curso intensivo de idioma de varias horas todos los días, aunque no hayas llegado aún al país. Por otro lado, si ya estás en Alemania y prefieres estudiar alemán desde casa, ya sea por trabajo, por comodidad o por cualquier otro motivo, las academias siguen siendo una posibilidad atractiva. La opción online te lo facilita.

En la gran mayoría de los casos, estudiar alemán a distancia no supone un problema a la hora de poder interactuar con compañeros, ya que ofrecen la posibilidad de aprender online en grupos no muy grandes. Por tanto, no pierdes las ventajas que aporta la conversación con otras personas que también están aprendiendo. Sólo tienes que buscar cuál es la opción que más se ajusta a tus necesidades o preferencias.

Y si lo hago en una academia alemana, ¿voy a tener que aprender en alemán?

En Alemania hay academias que ofrecen clases que se dirigen a personas de todos los países. Y en muchas de ellas vas a tener que aprender en alemán.

En un primer momento puede ser que te de cierto vértigo o te eche para atrás. Pero puedes tener la seguridad de que da más miedo de lo que luego es en realidad. Como todo, depende de la actitud con la que te acerques a ello. En un primer momento te va a costar más. Pero una vez asumes que no vas a aprender alemán en 7 días (que es más o menos el tiempo que tardará en pasársete el susto), verás que te enteras más de lo que parece, y que tu avance es mucho más rápido que si aprendes alemán en tu propio idioma.

Por tanto, no. No tienes por qué aprender alemán en alemán. Hay muchas academias especializadas en hispanohablantes en las que los profesores hablan español, y en los primeros niveles no habrá problema en que aprendas así. Aunque si te decides a buscar una academia en la que expliquen las cosas en alemán, verás cómo el tiempo de aprendizaje se reduce notablemente.

Contratar un profesor particular de alemán

Otra opción para estudiar alemán de una forma mucho más personalizada es aprender con un profesor particular de alemán. Estos profesionales se adaptan mucho mejor a tus necesidades, ya que trabajarán contigo de forma individual o, en ocasiones, en grupos muy reducidos, para ofrecerte la posibilidad de interactuar con otros compañeros.profesor-particular-aleman

Es muy habitual que los profesores particulares de alemán te ofrezcan la posibilidad de trabajar tanto online como de forma presencial, y que tengan una gran disponibilidad para resolver tus dudas. También aportan la posibilidad de concretar mucho más los horarios, de cambiar las clases o de adaptarlas en función de tus necesidades del momento, ya que el trato con el alumno es directo.

Además, las opciones entre las que puedes elegir son muy numerosas, y puedes filtrar según multitud de preferencias: afinidad personal, ubicación, horarios, honorarios, métodos de enseñanza, ritmos de aprendizaje… la flexibilidad que supone el trato directo con el alumno hace que estos profesionales puedan adaptarse como un guante a tus necesidades.

Todas estas ventajas sitúan la opción de un profesor particular de alemán como una posibilidad muy interesante, que puede facilitar y acelerar enormemente tu aprendizaje del idioma.

Aprender alemán gratis

También tienes la posibilidad de aprender alemán gratis haciendo un curso gratuito de alemán por tu cuenta. En internet existen muchos de estos cursos gratis, y si buscas bien, verás que algunos de ellos no están nada mal. Uno de ellos que está bastante bien estructurado es, por ejemplo, el curso gratuito de alemán de DW. No obstante, estos cursos carecen de las ventajas que te ofrecen otras modalidades de estudio, dado que se trata de cursos genéricos que tienes que estudiar de forma completamente autónoma.

Antes de empezar a hacer un curso de alemán gratis, tendrás que tener en cuenta que tienen desventajas importantes con respecto a otras formas de aprendizaje regladas. Estas son algunas de las cosas que no debes perder de vista:

  • En muchas ocasiones, no serás consciente siquiera de las cosas que no sabes o de los errores que puedas ir cometiendo, ya que no hay una persona que domine el idioma que te pueda ir corrigiendo y orientado. Tienes el riesgo de aprender a decir mal las cosas y que luego te cueste mucho corregirlas.
  • Por otro lado, si tienes dudas o necesitas aclaraciones, no podrás preguntarlas y tendrás que suponer las respuestas, más allá de las que el propio curso tenga previstas. Siempre puedes tratar de resolverlas en foros, pero ahí tendrás que confiar en que la persona que responde no está equivocada. Y también en que, aún no estándolo, sea capaz de explicarse de una forma comprensible. A veces, incluso respondiéndote con la mejor de las voluntades, pueden darte respuestas falsas sin saberlo.
  • Puedes acompañarlo de consultas en diferentes páginas web o blogs en los que se explica la gramática, el uso de los modos, vocabulario, o incluso se pueden hacer ejercicios para practicar. Todo esto te supondrá un importante trabajo de búsqueda para completar todas aquellas lagunas que te puedan ir quedando. Y por mucho que busques, no te quedará la tranquilidad de saber que lo estás haciendo bien.
  • La parte oral se practica muy poco o nada, ya que no tienes la posibilidad de interactuar con compañeros que cursos-gratis-de-alemantambién estén aprendiendo o con un profesor que pueda adaptarse a tu nivel. Puedes repetir muchas veces una grabación con una pronunciación correcta, pero sin nadie que te corrija o sin ver las equivocaciones de otras personas que estén aprendiendo, es difícil educar el oído y el habla. Para practicar, sería una buena idea buscar un tándem.
  • La falta de compañía en tu aprendizaje puede rebajar mucho la motivación. No obstante, puedes practicar el idioma con alguien que conozcas que lo domine.. Al fin y al cabo, los idiomas se aprenden para comunicarse, y si lo utilizas con frecuencia, ya tienes la mitad del camino recorrido.
  • La motivación, tal y como hemos mencionado antes, es mucho más difícil de mantener en este tipo de cursos, ya que al no tener un horario concreto o un compromiso con otra persona para dedicar un tiempo determinado al aprendizaje del idioma puede ser que lo vayas retrasando y dejando. Te puedes encontrar con que, a menos que seas una persona muy disciplinada, los días pasen y tu alemán se estanque. Esto ocurre menos con la educación reglada.

La opción de los cursos por internet tiene, por tanto, la ventaja de ser gratis, aunque adolece de múltiples inconvenientes. Desde requerir mucho más trabajo la hora de buscar los elementos necesarios para hacerte un curso a medida hasta la incertidumbre de no saber si estás cometiendo errores que pueden retrasar mucho tu aprendizaje, pasando por una falta de orientación o de resolución de dudas, entre otras.

No obstante, como primera toma de contacto con el idioma, como refuerzo o complemento de un aprendizaje más formal o si no tienes prisa para aprender y tienes mucha fuerza de voluntad, pueden suponer una elección muy interesante.

Otros complementos didácticos

cursos-online-de-alemanFinalmente, hay otras muchas formas de ir reforzando tu aprendizaje del idioma. Realmente la clave para ir engrasando todo lo que vayas aprendiendo es ponerlo en práctica. Para ello, no sólo existe la posibilidad de hablarlo. Leer periódicos o revistas en alemán, aunque al principio no te enteres de casi nada, es una opción fantástica para agilizar tu comprensión lectora. No sólo eso, sino que además te permitirá ir conociendo tu nuevo entorno.

Ver la televisión o ir al cine también son opciones muy prácticas para entrenar el oído. Cuando empieces seguramente no entenderás muchas cosas. Un truquito para esto puede ser ver en alemán alguna serie que ya hayas visto en español y que sepas de qué va, o alguna película que te sepas de memoria. Esto te ayudará a relacionar vocabulario en alemán y en español. Los subtítulos son siempre una elección interesante.

Para todo esto, puedes descargarte multitud de Apps que pondrán todos estos recursos a tu alcance de forma gratuita. Leer el periódico, ver parte de un capítulo de una serie o escuchar un podcast son cosas que se pueden hacer en el trayecto hacia el trabajo, camino del gimnasio o, en el caso de los audiovisuales, mientras cocinas. Y hacer planes en alemán, como ir al cine, al teatro, exposiciones, museos, etc, pueden ayudarte a reforzar lazos con tus amigos alemanes.

Para terminar, ¿es mejor aprender alemán online, o de forma presencial?

Esta pregunta es tan personal que no tiene respuesta. Está claro que cada modalidad tiene sus ventajas y sus inconvenientes, y el baremo entre unas y otras debes hacerlo tú. Eso sí, antes de lanzarte a aprender de un modo u otro, deberás sopesar cuál es la forma que se adapta mejor a tu situación: los factores disponibilidad, dinero, ubicación, motivación, plazos de aprendizaje, ganas de sociabilizar y otro muchos sólo tú los conoces, y deberás valorarlos adecuadamente para que puedas aprender alemán de la manera más eficaz para ti.

Normalmente, aprender alemán online es una modalidad más barata que cualquiera de las presenciales, además de que te ahorras los tiempos de desplazamiento a la academia o al sitio donde el profesor particular enseñe. Te permite tomar tu te o tu café durante la clase, estudiar en zapatillas de andar por casa y socializar sólo hasta el punto que la clase lo requiera. Hay muchas personas para las que esto es una verdadera ventaja.

No obstante, la opción presencial cuenta con otras ventajas, como la interacción cara a cara con otras personas que quieren aprender alemán y que se encuentran al mismo nivel que tú. A estas alturas, poco hay que decir sobre los beneficios de socializar en persona frente a vivir la mayoría del tiempo enfrente de una pantalla. También es más fácil conocer gente y hacer amigos, además de que por las proias dinámicas de las clases, se puede acabr hablando de temas mucho más variados.

Por tanto, lo mejor es que dediques un tiempo a pensar en tus propios objetivos y en tu carácter, en tus circunstancias personales en el momento de empezar, en las opciones a las que puedes acceder y en la combinación de todas ellas. Tomar una buena decisión en este sentido hará que aprender alemán sea mucho más fácil y rápido que una elección tomada sin reflexionar sobre ello.

X