Si tienes un hijo menor de 6 años, es muy posible que ya hayas oído habla del Kindergarten, ese centro al que puedes llevar a tus hijos para que los cuiden y vayan aprendiendo antes de que empiece su edad escolar. Vamos, como una guardería.

Pero, aunque lo pueda parecer, no se trata exactamente de una guardería tal y como lo entendemos en los países mediterráneos o en América Latina. El sistema de preescolar alemán es algo distinto de los nuestros y tiene sus propias particularidades en cuanto a centros, solicitud de plazas, edades ayudas y demás factores.

En este artículo verás cuáles son las diferencias entre unas cosas y otras para que sepas en todos los casos a dónde tienes que llevar a tu hijo.

El Kindergarten y la edad escolar

Lo primero que tienes que saber es que la edad a la que empieza el periodo de escolarización obligatoria son los 6 años. Antes tu hijo puede estar en casa o en algún otro centro en el que le cuiden durante algunas horas al día mientras tú trabajas o te dedicas a otras actividades. Por tanto, el periodo del Kindergarten es previo a la etapa de escolarización obligatoria.

Esto implica que hasta los 6 años tu hijo puede estar en casa, siempre que haya una persona adulta que pueda hacerse responsable de él. Es más, no se considera raro que los niños pasen los primeros años de su vida en el entorno familiar hasta que llega el momento de ir al cole. Entre los 0 y los 6 años puedes decidir sobre dónde va a estar tu hijo, si en un Kindergarten o en casa.

Otra de las cosas que tienes que saber es que dentro de la etapa preescolar existen dos momentos diferentes: de 0 a 3 años y de 3 a 6 años. Esto es importante porque si quieres llevarlo a algún centro, dependiendo de la maduración tu hijo deberás llevarlo a un sitio o a otro, aunque los Kindergarten suelen ofrecer también atención para la etapa previa y tienen Kinderkruppen propios.

De 0 a 3 años

Este periodo es clave, ya que si decides llevar a tu hijo a algún sitio se trata del primer contacto que va a tener con una experiencia de varias horas fuera de casa y alejado de sus padres. Por tanto, en esta etapa es importante elegir bien qué tipo de experiencia quieres para tus hijos.

Tagesmütter, o madre de día

La idea de la Tagesmütter, o madre de día, es que haya una persona, normalmente con hijos propios, que acoge a otros niños en su casa en un horario pactado con los padres. Este horario puede ser el de trabajo, o simplemente unas horas en las que tu hijo puede ir aprendiendo a adaptarse a estar fuera de casa mientras tú haces otras cosas.

No obstante, la Tagesmütter tiene una particularidad y es que, al tener a tus hijos en su casa en compañía de otros, los menores aprenden a socializarse en un entorno muy familiar y vigilado. Y dado que los horarios son pactados, puede estar desde un par de horas hasta un horario laboral completo. Por tanto, se trata de una separación suave del hogar en la que los momentos de separación no resultan tan impactantes para el menor.

Además, como los grupos no suelen ser de más de 5 niños al ser tan poquitos en estos primeros pasos fuera de casa, la Tagesmütter puede dedicarse a ellos al 100%.

Si quieres encontrar una Tagesmütter en cualquier punto de Alemania, puedes buscar en el portal Meine Tagesmütter y elegir la que más confianza te ofrezca.

Kinderkrippen, o guardería

Este se corresponde con el modelo de guardería clásico, y te resultará más familiar si tu origen es España o Latinoamérica. Aquí puedes llevar a tu hijo a partir del momento en que cumpla un año. Estaría en grupos mayores que en el caso anterior, de unos 15 niños, en los que aprendería a relacionarse de un modo más autónomo e independiente que con una Tagesmütter.

Muchas veces las Kinderkirppen se encuentran en centros en las que también hay Kindergarten, sobre los que hablaremos más adelante y que corresponden a la siguiente etapa de educación preescolar. Por tanto, se ofrece el servicio de cuidado completo desde que el menor cumple un año hasta que tiene que irse al colegio de primaria al cumplir los 6.

guarderia-en-alemania

​De 3 a 6 años

Como ya hemos mencionado antes, en Alemania el periodo escolar obligatorio comienza a los 6 años. Antes el periodo es no obligatorio. A partir de los 3 años se entraría en el segundo periodo de la etapa preescolar. Aquí es donde nos encontramos con los Kindergarten, que son muy recomendables para que tu hijo se vaya adaptando al momento en que deberá ir al colegio.

No se trata sólo de que tu hijo aprenda a estar fuera de casa durante varias horas sin sus padres, o de que aprenda a socializarse interactuando con otros niños de su edad. Si tu retoño no habla bien el alemán al llegar a los 3 años, esta etapa es absolutamente fundamental. Cuando comience a ir al colegio deberá poder entender y expresarse correctamente en este idioma, ya que es en el que va a estudiar. En los centros adaptados a esta edad se asegurarán de que pueda hablar alemán correctamente. 

Las opciones que tienes son variadas. Dependiendo de la facilidad de tu hijo para desenvolverse en alemán, puede ser más conveniente que te decantes por una u otra. Te contamos cuáles son las diferentes instituciones por las que te puedes decantar en función de tus necesidades familiares.

Kindergarten, o guardería

Esta opción supone un cuidado de los menores fuera de casa, pero no es una atención tan personalizada como la Tagesmütter. Se trata de un modelo muy similar a las típicas guarderías con las que tenemos una mayor familiaridad en los países mediterráneos y latinos.

En el Kindergarten tus hijos pueden estar durante unas horas al día, que pueden ser más o menos en función de las necesidades o preferencias familiares. Los grupos pueden ser de hasta 20 niños, y de ellos se hacen cargo hasta 2 profesionales que se encargan de ir guiando el aprendizaje y la socialización en estos primeros años a través del juego, el canto y otras actividades infantiles.

Por tanto, se trata de una separación algo más abrupta del entorno familiar que en la etapa anterior. Pero también es verdad que se trata de centros especializados donde los menores están completamente vigilados y aprenden a relacionarse con muchos más niños de una forma independiente y autónoma.

Guarderías bilingües

Esta opción es muy interesante si eres de origen hispanohablante y tus hijos no hablan alemán, o no se desenvuelven bien en este idioma. ¿Y por qué? Pues porque se trata de guarderías especializadas en que los niños aprendan alemán mediante el juego, al mismo tiempo que conservan y desarrollan su lengua materna.

El aprendizaje del alemán es fundamental para poder acceder sin problemas a la escuela primaria, ya que la adecuada comprensión del idioma es la base de una buena formación académica. Al fin y al cabo, la educación obligatoria en Alemania se imparte en alemán, como es lógico. Así que su correcto aprendizaje antes de entrar en la escuela es muy importante.

Es muy habitual que en estas instituciones haya un profesor alemán y otro que se desenvuelve perfectamente en español, para que los niños que deben aprender el idioma puedan hacerlo lo más rápida y fácilmente posible.

Buscar plazas en los Kinderkruppen o Kindergarten

Las plazas en los Kinderkruppen o en los Kindergarten suelen estar bastante solicitadas. Esto quiere decir que el proceso para conseguir plaza en una guardería es largo y complicado. Y como todo en Alemania, a menos que empieces a hacerlo con tiempo suficiente puede resultar realmente difícil conseguir que admitan a tus hijos. Las listas de espera son largas y, dado que no se trata de una etapa educativa obligatoria, puede ser que te quedes sin plaza.

kindergarten

Búsqueda personal de la guardería

Si vas a ocuparte de la búsqueda de uno de estos centros de educación preescolar de forma personal, es importante que empieces a buscar plaza en un Kinderkruppen o Kindergarten con mucha antelación. Esto significa un mínimo de un año o de un año y medio, ya que en ese plazo hay algunas muchas guarderías que tienen las listas de espera cerradas.

Es decir, si te acabas de enterar de que vas a tener un bebé o estás en los primeros meses de embarazo, puedes empezar a buscar plaza en un Kinderkruppen. O si tienes un hijo de un año y medio, puede ser una buena idea ir buscando plaza en un Kindergarten, para asegurarte de que a los tres años pueda empezar a ir.

Dado que se trata de centros que en muchos casos son privados, pueden elegir a quién admiten y a quién no. Por eso es muy conveniente que visites los centros en persona, y si puede ser que lleves a tu hijo para que os conozcan a los dos. Pide que te lo enseñen, plantea dudas, haz preguntas sobre condiciones, actividades, horarios… todo lo que se te ocurra para que vean que tienes interés en que sean ellos los que se encarguen del cuidado de tu criatura.

Ten en cuenta que en estas entrevistas te van a preguntar por la situación familiar. Si todos los adultos de la casa trabajan, es mucho más probable que os reserven una plaza. Pero si hay una persona adulta en casa que pueda ocuparse del menor, la cosa se complica. Si es tu caso, explica que estás en proceso de búsqueda de empleo o que vas a empezar a trabajar y que si tienes al niño en casa no podrás hacerlo.

En la solicitud también deberás especificar si tu hijo habla alemán, ya que los menores que no sean germanoparlantes tienen preferencia para conseguir plaza. Esto ocurre porque se considera que deben poder hablarlo perfectamente cuando empiecen la educación primaria, ya que de otro modo supondría un retraso en su aprendizaje con respecto a sus compañeros.

Por otro lado, haz uso de las personas que conozcas que tengan hijos en alguna guardería. Normalmente las personas que van recomendadas por alguna familia que ya tiene a sus hijos en la guardería en cuestión suelen ser admitidas más fácilmente. Por tanto, si conoces otras madres o padres que tengan hijos de una edad similar a los tuyos, pregúntales por su guardería.

Finalmente, te resultará más fácil encontrar plaza si la pides para septiembre. Aunque en principio pueden dártela para cualquier fecha del año, es más fácil que dispongan de vacantes al inicio del curso, ya que es cuando los niños mayores se van al cole y liberan sus plazas.​

​Ayuda municipal en la búsqueda de guardería

Es posible que ninguno de los progenitores se encuentre en casa para poder cuidar de los hijos debido al horario laboral. O también es posible que tu familia sea monomarental o monoparental y no exista la posibilidad de no trabajar.

En ese caso, el estado tiene la obligación de buscar una plaza para que tu hija o hijo pueda ir a una guardería. Para ello, deberás acudir a una Stadtverwaltung, u oficina de administración de la ciudad y explicar la situación. ¡Pero cuidado! Ellos se encargarán de buscarte una guardería en la ciudad, aunque no será la más cercana ni conveniente a tus circunstancias, sino aquella que tenga plazas libres.

Buscador de Kinderkruppen y Kindergarten

El ministerio de Familia alemán pone a tu disposición un buscador de Kinderkruppen y Kindergarten para ayudarte a encontrar el que más se ajuste a las necesidades de tu familia. También puedes consultar información para refugiados, familias monoparentales o monomarentales, prestaciones y ayudas o servicios para familias de menores con algún tipo de discapacidad, entre otras cuestiones.

Precios de las Kinderkruppen, o Kindergarten

Lo ideal sería poder llevar a tus hijos a un centro público, ya que sus servicios son muy buenos. No obstante, las plazas son bastante limitadas, por lo que es posible que tengas que acudir a un centro privado en lugar de uno público. Es decir, deberás tener en cuenta que esta etapa de la educación puede ser de pago, y es un gasto que deberás tener en cuenta a la hora de hacer tus cálculos.

Ya que hay muchos centros que son privados, deberás tener en cuenta que los precios pueden oscilar mucho dependiendo del tipo de centro que sea, la región de Alemania en la que se encuentre, los servicios que ofrezca y otras muchas variables.

Normalmente la cuota mensual que deberás abona estará entre los 250€ y los 1.000€, por lo que antes de decidirte a solicitar plaza deberás echar cuentas para ver si te sale rentable.

Por otro lado, aunque es verdad que la mayoría de los centros son privados, también existen algunos públicos dependientes de los ayuntamientos. En estos casos, los precios son mucho menores, ya que están financiados con fondos públicos. Si hablamos de los centros públicos, el precio puede oscilar entre los 100€ y los 200€, cantidades mucho más asequibles que en el caso de los privados.

 

Esto es lo más importante que debes saber para conocer como funcionan los centros a los que puedes llevar a tu hijo antes de que empiece el periodo escolar. La socialización con otros menores, el aprender a estar fuera de casa sin los padres o la preparación para la siguiente etapa son aspectos fundamentales en este periodo de aprendizaje. Y en todas estas instituciones prepararán a tu niño de la mejor manera posible en todos ellos.

X